16 julio 2013


Hay días donde simplemente deseo ahogarme en las hojas, y escribir, escribir hasta exorcizar mis cabellos. Al final queda atrapado en mis ojos, no sale, tiembla la lengua por querer gritar a la piel que deje de escuchar. No consigo algo, no escribo, y me queda este silencio incomodo.

No hay comentarios: